Por si quedara alguien sin saberlo, Amazon Echo es el flamante altavoz inteligente de Amazon. Su interacción se realiza únicamente mediante comandos de voz (exceptuando la capacidad de configuración a través de la APP del móvil).

Los asistentes de voz ya nos son conocidos. Llevan varios años junto a nosotros, en nuestros ordenadores y smartphones. Sus funcionalidades son algo limitadas, sobre todo si lo miramos desde sus opciones en castellano (poseen mayor cantidad de funciones en inglés), pero nos son de gran ayuda para tareas simples como la configuración de alarmas o temporizadores, comprobar el clima, poner música, realizar llamadas …

La novedad con este dispositivo radica en que no se tiene una pantalla de apoyo u otro método de comunicación con él que no sea su asistente de voz, la ya muy conocida Alexa. Si usamos un asistente de voz desde nuestro teléfono y no es capaz de realizar la función deseada, la finalizamos con los métodos tradicionales de introducción de datos sin mucha frustración. Estamos acostumbrados a recurrir al teclado para una tarea más compleja.

Usos de Amazon Echo.

Amazon Echo
Amazon Echo. Imagen de Fabian Hurnaus vía Pexels

Amazon Echo se puede comprar desde Junio de 2015 en Estados Unidos. Desde entonces sus habilidades han ido aumentando constantemente, pero ¿para qué tareas lo están utilizando los usuarios?

Según el artículo de The Information “The reality behind voice shopping hype“, la mayoría de los usuarios utilizan el asistente para responder preguntas simples del tipo ¿qué tiempo hará hoy? o configurar temporizadores o poner música. Tareas que podemos desempeñar con nuestros smartphones, pero para las que la interacción por voz resulta mucho más cómoda.

Un uso muy interesante que Amazon está tratando de incentivar en su altavoz inteligente es su función como HUB domótico. Es capaz de comunicarse con dispositivos inteligentes como bombillas, cerraduras o termostatos y podemos controlarlos a través de Alexa. Desde la compañía afirman que ya existen 45.000 “habilidades” o comandos de voz que permiten a Alexa comunicarse con otros electrodomésticos conectados o realizar nuevas funciones.

Por supuesto, tratándose de Amazon, Echo también está preparado para permitirnos comprar online en su plataforma. Y aquí es dónde se disparan las alarmas del retail. Si Amazon lanza una nueva forma de comprar online, ¿deberíamos correr para adaptarnos a este cambio? ¿morirán los eCommerce que no lo hagan?

Amazon Echo y el eCommerce.

Parece ser que, por ahora, el retail online español puede estar tranquilo. El artículo antes citado advierte que de los más de 50 millones de dispositivos compatibles con Alexa vendidos, tan solo el 2% de los usuarios han realizado una compra mediante el asistente de voz y, de este 2%, el 90% no ha realizado una segunda compra. Otro dato curioso es que el 20% de los usuarios interactúan con Alexa para obtener información de pedidos realizados por otros métodos siendo la pregunta más frecuente “Alexa, ¿dónde está mi pedido?”.

Estos datos sorprenden sabiendo que Amazon está tratando de dinamizar este método de compra a través de descuentos y ofertas exclusivas para compras realizadas con Alexa.

Amazon Echo Dot. Imagen de Piotr Cichosz vía Unsplash

¿Por qué no acaba de despegar la compra por voz en Amazon?

Por lo que hemos podido averiguar, la compra en Amazon desde su altavoz inteligente presenta algunas particularidades que pueden suponer un freno para su adopción masiva. Estas son algunas de ellas:

Un producto, un pedido.

Cada vez que pedimos un artículo, se genera un pedido. Podemos pedir varias unidades del mismo producto, pero no podemos combinarlos con otros productos.

Esto es una de las cosas que más nos han llamado la atención. Siendo un producto gestado por la propia Amazon y el dominio que llevan demostrando durante tanto tiempo sobre la gestión de procesos en eCommerce, estamos seguros de que sea cual sea el motivo, mejorará pronto.

Las limitaciones del sistema

La compra por voz tiene muchas limitaciones. Para la mayoría de nuestras compras preferimos comparar productos similares y valorar diferentes aspectos como precio, características, medidas,… y VER EL PRODUCTO. Perder el sentido de la vista para elegir un producto es una limitación muy difícil de contrarrestar. ¿Te imaginas que el asistente de voz te lea una página de resultados de Amazon uno por uno? No es la forma más cómoda de resolver esta tarea y falta demasiada información para tomar una decisión fundada.

Por esto, las compras que los usuarios realizan a través de Amazon Echo son productos de primera necesidad, en los que las opciones no nos importan tanto: cables, papel de aluminio, pilas, papel higiénico,…

Por el momento, comprar online mediante un altavoz inteligente elimina el poder de comparar de forma visual, una de las grandes ventajas de comprar online. ¿Qué solución aportará Amazon para contrarrestar este freno? Aún no lo sabemos, pero lo que sí tendrán que hacer los e-retailers es permanecer atentos.

Usuario Prime con One-click order activado.

Para poder comprar con Alexa con todas sus funcionalidades, necesitas una cuenta prime con el “one-click order” activado. Esto no parece que pueda ser un freno que explique su bajo uso. Al poseedor de este dispositivo se le presupone un interés en el servicio Prime, pero elimina una parte importante de usuarios potenciales.

Por ahora, parece que la compra por voz es algo residual, pero esperamos que Amazon vaya afinando este servicio para ver qué puede hacer para seducir a los usuarios a que lo usen. De lo que no nos cabe duda es de que Amazon está aprendiendo, como siempre hace. El poder del Big Data siempre les ha funcionado hasta ahora.

¿Y vosotros cómo lo veis?¿Creeis que la llegada de amazon Echo será un punto de inflexión en el sector del ecommerce español o qué pasará desapercibido? Dejadnos vuestra opinión en los comentarios y hablemos.