Los siete contrastes de color de Johannes Itten es un estudio sobre los comportamientos de nuestra percepción de los colores al combinarse con otros. Si los conocemos, pueden sernos muy útiles a la hora de crear nuestras composiciones.

¿Quién fue Johannes Itten?

Johannes Itten (1888-1967) fue un pintor suizo. Estudió matemáticas, ciencias naturales, dibujo y pintura. En 1919 Walter Gropius le llama para formar parte del claustro de la mítica escuela alemana Bauhaus.

En esta escuela fue el responsable de preparar el curso preliminar. Un curso donde se enseñaba a los estudiantes los fundamentos y características de los materiales, la composición y el color. Su método pedagógico se basaba en los pares opuestos: intuición y método, vivencia subjetiva y reconocimiento objetivo, etc. Su teoría de los contrastes de color también se basa en este principio.

imagen de Johannes Itten
Johannes Itten

Profundamente respetado por sus alumnos, solía vestirse con un traje “Bauhaus” que él mismo había diseñado y era partidario de la enseñanza Mazdaznan (muy extendida en Alemania y que propugnaba una alimentación vegetariana, ejercicios respiratorios y ayunos, entre otras cosas. Se rodeó en la escuela de un grupo de fieles seguidores con los que ponía en práctica su ideario.

Sus teorías están recogidas en su obra “El arte del color”, incluyendo los siete contrastes de color.

¿Qué es el contraste y por qué es importante para diseñar?

Entendemos por contraste al comportamiento de dos o más colores de una composición visual que afectan a la interpretación del espectador. El contraste en el color supone una característica dinámica, opuesta a la armonía, que implica una tensión mucho menor.

A la hora de combinar colores, conocer sus relaciones entre sí y los comportamientos que nuestro ojo tiene al percibirlos nos permitirá llegar a un resultado más cercano a nuestro objetivo. Podremos hacer combinaciones más estridentes que llamen la atención del espectador o podremos buscar combinaciones más armónicas para traer al espectador a la calma y la tranquilidad.

Los siete contrastes de Johannes Itten

Itten plantea que existen siete tipos diferentes de contrastes de color con sus características particulares. Son considerados un buen medio de trabajo para la estructuración de gamas cromáticas en el trabajo de diseño.

Contraste de colores puros

Es la combinación de colores saturados. El grado máximo de tensión lo protagonizan los colores primarios (amarillo, magenta y cian). Estos colores son los más puros y por ello son los que mayor contraste producen al combinarlos.

Imagen que muestra el contraste de colores puros definido por Johannes Itten
Contraste de colores puros con los colores primarios

El contraste de color también depende de la distancia entre ellos. Dos bandas azules del mismo tamaño parecerán del mismo tono aunque les añadamos verde en una y morado en otra, si mantienen un distancia suficiente.

Otra demostración de como se comporta el contraste de colores puros
Otra forma de contraste de colores puros

Esto nos puede servir al componer con tonalidades monocromas. Cuanto más separados estén los tonos distintos, más similares parecerán a nuestro ojo. Del mismo modo, si los juntamos, nuestro ojo empezará a notar la diferencia tonal.

Contraste de claro y oscuro

La tensión máxima de este contraste se da entre el blanco y el negro. Entre ellos están toda la gama de grises y los diferentes grados de los colores. La gama de grises ayuda a suavizar tonos de contraste intenso. Por tanto, mediante el uso de grises podemos suavizar combinaciones de tonos muy estridentes.

Imagen que muestra el comportamiento del contraste de claro oscuro
Contraste de claro/oscuro

Contraste cálido y frío

Los colores refuerzan su valor de cálido o frío al estar rodeados de colores contrarios. Del mismo modo, los tonos se hacen más cálidos al añadirles amarillos o rojos o más fríos al añadirle azules o blancos a la mezcla.

demostración de cómo se comporta el contraste entre frío y cálido
Contraste frío y cálido

Contraste de complementarios

Este es el efecto de contraste más utilizado. Dos colores complementarios son los que están enfrentados en el círculo cromático. Su combinación nos permite percibir el color de la forma más precisa, pero puede resultar algo violenta al ojo.

Para armonizar esta combinación se aconseja que uno de los colores lo mantengamos puro mientras que el otro lo regulemos añadiendo blanco o negro. El tono puro no debe ocupar mucho espacio porque debe ser inversamente proporcional a su intensidad.

Podéis notar la diferencia en la siguiente imagen. La fila de arriba son todo tonos puros, mientras que la segunda fila son tonos puros rodeados de complementarios regulados con blanco.

Demostración del contraste de complementarios
Contraste de complementarios

Contraste de simultaneidad

Del modo en que funciona nuestro ojo, cada color implica a su complementario. Podemos ver esta propiedad del color cuando ponemos un tono gris rodeado de un color puro. El gris tenderá al complementario del color que le rodea. Por poner un ejemplo, al poner un tono gris sobre amarillo, el gris tenderá a violáceo.

Demostración del contraste de simultaneidad
Contraste de simultaneidad

Contraste cualitativo

El mayor contraste se da al combinar un color puro saturado con uno neutro (gris). Los tonos saturados los percibimos más vivos y los desaturados más apagados.

Podremos utilizar este contraste cuando necesitemos destacar más un logotipo de tonos vivos al ponerlo sobre un fondo gris.

Demostración del contraste cualitativo
Contraste cualitativo

Contraste de cantidad o cuantitativo

Los colores tienen valores dimensionales. El amarillo tiende a parecer mayor (dilata) y el azul menor (contrae). Combinando colores en proporciones que se ajusten a sus capacidades dimensionales podemos armonizarlas.

Por ejemplo, en una composición gráfica, siendo el amarillo más luminoso, debería ocupar una extensión más pequeña que su complementario violeta. Así podemos comprobar que la luminosidad y la extensión están estrechamente ligadas entre sí.

Demostración del contraste cuantitativo
Contraste cuantitativo

Y estos son los contrastes de color de Johannes Itten. Puede parecer algo complicado, pero dominar cómo se comportan los colores en combinación con otros nos abre muchas posibilidades a la hora de crear.

Nos permiten aprovecharnos de la naturaleza del ojo humano para destacar elementos de maneras sutiles o armonizar gamas de colores añadiendo luminosidad u oscuridad a una parte de los colores de la gama para hacerla más cómoda visualmente. Nos ayudan a diseñar teniendo en cuenta la percepción del usuario, que es al fin y al cabo, lo que hacemos los profesionales.

Esperamos que os haya sido útil este post y nos gustaría que nos contéis si os basáis en vuestros conocimientos de otras teorías para decidir vuestras combinaciones de color a la hora de crear.