La semana pasada ya os comentamos nuestras impresiones sobre la keynote de Apple que podéis leer (si todavía no lo habéis hecho) en Keynote de Apple: Machiina Opina. Una de las novedades que nos parecieron más destacables fue la tecnología de Realidad Aumentada con la que han dotado a los nuevos dispositivos.

La disrupción forma parte del ADN de Apple desde su fundación. Algunos de sus productos han marcado la línea a seguir del resto del sector con mucho adelanto. Apple se caracteriza en sus estrategias en pensar en el usuario más allá de lo que cree que necesita en el momento. Como decía Steve Jobs -”Es difícil diseñar centrándose en el público objetivo. Muchas veces, la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas”-.

Pensad por un momento lo que supuso el lanzamiento del iPod. Este producto puso las bases para reinventar la industria de la música y la forma en la que el público se relacionaba con ella.

El otro gran producto de Apple que ha revolucionado nuestras vidas es el iPhone. Quién diría que en tan solo 10 años iba a trastocar completamente toda nuestra vida haciendo casi imposible imaginárnosla sin un smartphone en el bolsillo. Ocurrió también, por ejemplo, con la implementación del USB en sus ordenadores.

¿Estamos ante la última disrupción tecnológica firmada por los de Cupertino?

Imagen que muestra un iPod y un iPhone
EL iPod y el iPhone son dos productos que han marcado la diferencia

¿Por qué Realidad Aumentada y no Realidad Virtual?

La Realidad Aumentada, tal como la han planteado desde Apple, es más accesible a la mayoría del público. La Realidad Virtual es una experiencia que nos adentra en un terreno desconocido. Necesita de un casco que nos priva de ciertos sentidos de nuestro entorno (no vemos ni oímos lo que pasa a nuestro alrededor) para transportarnos a otros mundos en los que no nos podemos desplazar como estamos acostumbrados. Necesitaremos un mando de videoconsola u otro método para darle inputs de interacción. Se produce una disonancia entre nuestros sentidos que, para la mayoría de la gente, es demasiado limitante y puede resultar incluso inquietante.

Apple ha apostado por ofrecernos un dispositivo conocido (la pantalla del iPhone) para relacionarnos con esta tecnología, evitando así miedos y frustraciones de los usuarios. Todo el mundo tiene interiorizado cómo relacionarse con un smartphone y del modo que han implementado la Realidad Aumentada se convierte en una feature del dispositivo más que en algo completamente desconocido y ajeno.

Google ya intentó algo similar con sus Google Glasses pero, aunque crearon mucha expectación, se vieron ante problemáticas que cancelaron el proyecto (aunque se ha vuelto a continuar hace poco). Existieron preocupaciones respecto a la privacidad prohibiendo su uso en diferentes establecimientos, se añadía un dispositivo que necesitaba de un smartphone para funcionar y a un precio muy elevado si quieres una experiencia de calidad (unos 1000$). El caso de uso que planteaban no era viable en nuestra vida cotidiana.

EL ecosistema Apple.

Ya sabéis que en Machiina tenemos cierta debilidad por los productos de la manzana. Os contó nuestro compañero Nacho Delgado su experiencia en Atrapado en el ecosistema Apple, y muy a gusto.

bodegón productos Apple

Y es que en Apple saben muy bien poner las bases para grandes negocios pensando en el usuario. Esta nueva estrategia la llevan preparando bastante tiempo.

Todo comenzó con la salida del iPhone X, donde ya nos mostraron su ARKit y el procesador neuronal que llevaba. Luego llegó el ARKit 2 con sus diferentes aplicaciones. Pero el pistoletazo de salida lo da esta nueva generación de móviles. Todos llevan el nuevo procesador A12. Una burrada tecnológica capaz de hacer cálculos a velocidad de vértigo.

Con todos los terminales nuevos con este procesador en su interior, no tenemos prácticamente limitaciones técnicas. Cualquier aplicación de AR será ejecutada por todos los dispositivos sin mayor problema, no solo los tope de gama, lo que facilitará su implementación.

Algunos seguro que estáis pensando en el elevado precio de los nuevos terminales. Es cierto que va a llevar tiempo que todos los usuarios de iPhone adopten estos nuevos dispositivos para aumentar la base de clientes. Aun así ¿qué creéis más acertado, aumentar 200 o 300 € el precio de un smartphone con esta cualidad o gastarse 1000€ en unas gafas?

Creemos que las aplicaciones de la Realidad Aumentada van a ser el reclamo de Apple para que la gente cambie a los nuevos dispositivos. Hemos visto algunas de las aplicaciones que proponen y nos fascinan:

Videojuegos.

Nos encantó el enfoque que utilizaron en la keynote. Utilizar un clásico de los 80 para poner a prueba las capacidades de la Realidad Aumentada nos pareció un acierto. Aprovechar la jugabilidad testada durante años para aproximarse a un nuevo medio y poder ver las posibilidades que alberga.

El resultado es un juego multiplayer que jugamos a través de la pantalla de nuestro iPhone, pero que transcurre en el entorno en el que nos encontramos, junto a amigos a los que podemos ver tanto en físico como a través de nuestras pantallas. La reinvención de un clásico aprovechando las posibilidades de esta nueva tecnología.

Combinar juguete y videojuego.

Cuando presentaron ARKit 2, nos mostraron la combinación de juguetes de Lego que, mediante Realidad Aumentada, cobraban vida y abrían un mundo de juegos y diversión para los niños. La posibilidad de mezclar lo analógico y lo digital es una novedad que no habíamos visto con tanta calidad hasta ahora. Abre un nuevo mercado para los fabricantes de juguetes que quieran tratar de sumarse a la ola tecnológica en la que vivimos sumergidos.

Imagen de la WWDC que muestra el proyecto de Lego y Apple

Una nueva dimensión para visualizar datos.

Una de las aplicaciones más interesantes de la Realidad Aumentada la vimos con HomeCourt. Una aplicación pensada para mejorar tus capacidades en el baloncesto que, sin necesidad de ningún sensor, detecta la cancha, la persona, el balón y el aro. Es capaz de saber desde dónde lanzábamos, si encestamos o no y sacarnos un estudio pormenorizado de nuestro porcentaje de aciertos por zonal. La AR nos ayuda mostrando la representación gráfica de los datos sobre la propia cancha.

Esta es una de las vías de negocio más interesantes que se abren. Con “entrenadores” no solo deportivos, sino de muchas otras actividades que nos van a poder reconocer una serie de datos que nos van a aportar mucha información para mejorar nuestra técnica. ¿Cuál será la próxima aplicación de esta tecnología? Quizás pueda corregir nuestra forma de dibujar o de cocinar. Las opciones parecen infinitas no solo en este terreno, ahora podremos integrar visualizaciones de datos en nuestro entorno físico.

La revolución del ecommerce.

La aplicación más comercial hasta el momento. La Realidad Aumentada nos va a dar la posibilidad de probar los objetos que compremos online en nuestro hogar. Saber cómo quedaría esa cafetera en nuestra encimera o si ese jarrón nos cabe en la estantería ya es una realidad y va a suponer un antes y un después en la compra online.

imagen del programa de AR de Apple

La Realidad Aumentada ya ha comenzado. Conocemos aplicaciones muy interesantes y vemos un enorme potencial para todo lo que puede venir. Sobre todo de la mano de Apple que seguro que no nos va a defraudar con este futuro inminente que está preparando para disfrutar hoy. Del mismo modo que el iPhone significó el inicio de la hoy gigante industria de las APPs, creemos que esto es el inicio de una nueva industria basada en servicios de terceros fundados en esta tecnología y la salida al mercado de productos que ahora sí cuentan con un ecosistema en el que cimentarse.

Y vosotros ¿qué opináis ¿será la Realidad Aumentada la nueva tecnología que marcará un antes y un después en nuestras vidas como el iPhone o será un hype pasajero? Dejadnos vuestra opinión en los comentarios y dentro de diez años rescatamos este post y vemos qué ha pasado.